www.motor.es

Ya hay empresas que realizan una labor mediadora entre clientes y concesionarios, a través de la figura del asesor o “concierge”

La idea de comprar coches a través de Internet no es nueva, pero el matiz está en si se puede esquivar cualquier trato con personas. Sí, suena frío, pero es lo que cada vez más gente demanda: comprar un bien a golpe de clics o pulsaciones en una pantalla, sin hablar, todo a través de un proceso digital.

Hoy día se compran muchas cosas a través de Internet, incluso objetos que son susceptibles de prueba previa, como ropa o joyas, pero se venden. Y si hablamos de coches, hay clientes que ni siquiera precisan probar antes el coche que se van a comprar. Para esa gente, el paso por el concesionario es algo totalmente prescindible que no aporta valor a la compra.

En los primeros años de Internet, y hasta el pinchazo de la burbuja de las “puntocom” a principios del milenio, empezaron a aparecer empresas que ofrecían una compra 100% a través de navegador, finalizando el proceso con la entrega a domicilio. La idea llegó con años de adelanto y se estrelló por falta de clientes…

Leer más en: www.motor.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies